NUEVOS AIRES PARA EL INSTITUTO DE FAMILIA Y VIDA.

Desde el pasado 5 de febrero una risa contagiosa retumba en las paredes del Instituto de Familia y Vida de nuestra Universidad.DSC_0077

Con un corte de cabello perfecto, una risa que levanta muertos y un ánimo incomparable, llegó el Padre Hoower Cajicá Remolina para asumir la coordinación del Instituto de Familia y Vida; esa casa grande y antigua que se perfila como un punto de atención integral (servicio psico social, jurídico, educativo)  para la comunidad de la capital santandereana.

Desde su paso por la Vicerrectoría de Pastoral en 2015, el Padre Hoower estremeció nuestra universidad con sus iniciativas y su actitud de cambio y proactividad.

Ahora, esa energía será el insumo para la puesta en marcha de planes que, a través del Instituto de Familia y Vida, fortalezcan la proyección social de la seccional.

En el corto tiempo que lleva ejerciendo sus funciones como Coordinador del IFV, el Padre Hoower ha planteado propuestas con miras al trabajo sistemático, formativo y sostenible, en la formulación de convenios con entidades públicas y privadas.

DSC_0074“La expectativa: muchísima; hay mucho por hacer, hay muchísimos logros, metas, sueños que realizar. Físicamente estamos de puertas abiertas para todas las personas que quieran compartir esta realidad de familia, a través de nuestras propuestas de talleres, encuentros, diplomados, seminarios, y todo lo que podamos hacer por la familia, especialmente en Santander” afirma el Coordinador del IFV.

La gestión en el trabajo conjunto con otros sectores (privado y estatal) es uno de los pilares que se plantean en la nueva etapa del Instituto de Familia. Estas alianzas buscan el fortalecimiento del Instituto como IPS, para que, en conjunto con la Escuela de Ciencias Sociales y la Facultad de Psicología, se potencialice el IFV como centro de atención psicológica.

De igual forma, para este nuevo periodo, se busca el crecimiento paralelo en materia de incursión en la comunidad con propuestas que se plantearán en diferentes instancias, entre las que se encuentran la Delegación de Pastoral Social y la Delegación de Pastoral Familiar de la Arquidiócesis de Bucaramanga.

Así mismo, el cambio organizacional que se ha dado y según el cual, el IFV entra a formar parte de la Vicerrectoría de Pastoral de la UPB,  es un gran paso en el camino hacia el fortalecimiento y la construcción de procesos sociales, en los que la academia tiene un alto grado de responsabilidad, según indica el Presbítero.HOOWER CAJICA

“Lo que queremos es ponernos al servicio de la comunidad en general, dado que la Universidad busca, desde la academia, construir familia; desde la academia ayudar a la familia; desde la academia poder responder de forma eficaz a las problemáticas que enfrenta la familia en Santander, y en este contexto deseamos ponernos al servicio de todas las instituciones.”

Con estas palabras se inicia la construcción de los sueños que el Padre Hoower ha traído consigo para el inicio de este nuevo caminar, marcado por la ayuda del Espíritu Santo y el amor infinito de Dios.

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: