Discurso sobre la Declaración de Derechos de la Familia firmada por los representantes legislativos

A continuación el texto de los representates legislativos en solicitud de la Declaración de los Derechos de la Familia.

“Nosotros, miembros democráticamente electos de parlamentos a través del mundo, solemnemente reafirmamos lo que ya ha sido reconocido en derecho internacional, a saber, que la familia, basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer es la unidad natural y fundamental de la sociedad es merecedora de protección por parte de la sociedad y del Estado.

Nos preocupan los retos actuales a los que se enfrenta la familia. Los cambios sociales, legales y de políticas públicas recientes, han afectado negativamente el estatus del matrimonio y de la paternidad, resultando de ello la fragmentación familiar y la inestabilidad para los niños. Estamos especialmente concernidos por los intentos deliberados en devaluar la familia, la institución social por excelencia, en particular aquellos dirigidos contra la auténtica naturaleza del matrimonio, los valores de fidelidad y solidaridad en el amor conyugal, y contra el respeto por el derecho a la vida.

Fervientemente llamamos a renovar esfuerzos para valorar y proteger a la familia como fuente esencial y contribuidor de vital importancia al bien común de nuestras sociedades. Reconocemos que el derecho a la vida no puede ser plenamente efectivo sino se respeta plenamente a la familia y a sus derechos. Reconocemos que la familia es una comunidad de amor, la única especialmente concebida para dar vida, educar a los hijos y para proteger y cuidar a sus miembros más vulnerables. A través de la solidaridad intergeneracional y la trasmisión demostrada de valores y prácticas, así como tradiciones religiosas, la familia ayuda a sus miembros a crecer en sabiduría humana, a servir a los demás y a cultivar un mayor sentido de responsabilidad hacia las generaciones venideras al tiempo que asegura que la dignidad inherente a la persona humana es respetada.

Ratificamos y apoyamos las leyes internacionales de derechos humanos basadas en los tratados, la costumbre y los principios generales que obligan a los estados a promover y proteger los derechos de la familia a través del desarrollo de políticas y leyes que aborden las consecuencias dramáticas creadas por la violación de estos derechos.

Firmemente apoyamos los derechos internacionales de la familia, y en consecuencia, tenemos un papel y una responsabilidad mayor en que estos derechos y los fundamentos antropológicos de los que derivan sean respetados. Nos alarma que la propia base de los derechos humanos está siendo deliberadamente distorsionada para favorecer el avance de determinados intereses personales e ideologías.

Por consiguiente, afirmamos los siguientes principios legales enraizados en la Carta de Derechos Humanos, y por tanto los reconocemos como base de los derechos humanos internacionales y los de la familia.

Todo ser Humano, por naturaleza y a lo largo de su vida, está dotado de razón, conciencia y libre albedrío. Todos los seres humanos, hombres y mujeres, son personas humanas con dignidad humana inherente. Los derechos son correlativos con los deberes hacia los demás y la comunidad. Ambos, derechos y obligaciones, pueden por tanto ser limitados por ley con el propósito de responder a las exigencias del bien común de la sociedad. Los derechos y las obligaciones derivan de la dignidad inherente a toda persona humana.

Reiteramos los derechos protegidos por la Carta Internacional de Derechos Humanos y la Convención de Derechos del Niño de 1989, los tratados de derechos humanos más ratificados.

Se reconoce el derecho del hombre y de la mujer a contraer matrimonio y a fundar una familia si tienen edad para ello; el matrimonio no podrá celebrarse sin el libre y pleno consentimiento de los contrayentes, la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado. La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todo el mundo tiene el derecho inherente a la vida, a contar desde la concepción hasta la muerte natural, y al reconocimiento de su personalidad jurídica. Ambos padres, madre y padre, tienen la responsabilidad de proteger al niño, y de educarlo o educarla en concordancia con sus convicciones morales y religiosas. Todo niño tiene derecho a una familia y a conocer y ser cuidado por su madre y padre.

Como Parlamentarios: Trabajaremos para promulgar leyes nacionales que defiendan las bases antropológicas de las leyes de derechos humanos internacionales y den plena eficacia a los derechos de la familia en nuestros respectivos países.

Como Activistas: podemos, y nos comprometemos a que junto con nuestros compañeros de las ramas ejecutivas del gobierno a asegurar que las bases de los derechos humanos se respeten y que los derechos de la familia se reconozcan como prioridad. Continuaremos a hacer seguimiento de aquellas materias deben abordarse apropiadamente y haremos campaña activamente para una significativa implementación de los derechos de la familia.

Como Guardianes: de la voluntad del pueblo- aseguraros en consonancia con nuestro rol supervisor y nuestra obligación de rendir cuentas, que nuestros respectivos gobiernos implementen apropiadamente y aprueben leyes que den pleno efecto a los derechos de la familia.

Como Individuos: Continuaremos a hacer elecciones que reafirmen la dignidad inherente de la persona humana y procuraremos garantizar un futuro sano para nuestros niños, con una atención especial para aquellos que han sido irreparablemente dañados o destruidos por las violaciones a los derechos de la familia.

Como ciudadanos: damos la bienvenida al creciente apoyo global a los derechos de la familia por parte de diversos grupos- incluyendo asociaciones familiares, Organizaciones no gubernamentales y líderes religiosos- que cada vez más reconocen que la familia natural es esencial para todos.

Adoptamos esta Declaración como un compromiso político de dar valor, proteger y promover los derechos internacionales de la familia, incluyendo los de los padres y los de los hijos, con pleno respeto de la ley.

Por la presente instamos a nuestros compañeros parlamentarios a unirse y así redoblar nuestros esfuerzos para alcanzar la plena adherencia internacional d los derechos humanos fundamentales y a los derechos de la familia.”

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: